Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Islamismo y solidaridad

Islamismo y solidaridad han sido conceptos centrales en dos noticias que se han solapado en los últimos tiempos. La liberación de los cooperantes secuestrados por los islamistas radicales del Magreb se ha producido en medio de la crisis humanitaria por las inundaciones en Pakistán. En las dos noticias se han intercalado cuestionamientos de los mecanismos de la ayuda humanitaria.
En el caso de Africa se ha puesto en duda tanto la metodología como los motivos y la eficacia de la ayuda humanitaria de las ONG que organizan caravanas solidarias. En el caso asiático, noticias llegadas de EEUU han alertado sobre presuntas amenazas de los talibanes y sus simpatizantes a los cooperantes occidentales.
Es evidente que los intereses políticos están detrás de estas reticencias. Las relaciones con Marruecos no soportan bien las iniciativas solidarias de ayuda al Sahara que ponen en los medios de comunicación una duda acerca de las aspiraciones soberanistas del gobierno alauita y su política en la ex-colonia española. Por otro lado, la opinión pública tiende a ser menos unánime en las campañas de solidaridad cuando el ayudado es un país que destina una importante parte de su presupuesto a mantener un arsenal nuclear...sobre todo si es un país con varios cientos de millones de musulmanes.
Tristes tiempos si hacemos caso a los intereses políticos cuando se trata de ayudar a seres humanos que lo necesitan. Las penurias de los saharauis no se acabarán porque vayan más o menos camiones con ayuda humanitaria y el desastre en Pakistán es de tal magnitud que la ayuda occidental, aunque bien recibida y muy necesaria, apenas hará más efecto que una tirita en una herida grave. Pero esa ayuda, como todas las acciones solidarias, ayudan tanto a los afectados como a los que las ponen en marcha. La solidaridad es algo tan intrínsecamente humano que ponerle frenos o condicionarla a intereses políticos es, a demas de una villanía, una insensatez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario