Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

miércoles, 17 de octubre de 2012

"Los pobres niños del Raval"... Javier Alegría



Ayer circuló por toda la prensa la noticia de una nueva edicicón de la "Tapa Solidaria" . La cosa consiste en que Ferrán Adriá y otros 50 empresarios de hostelería de la ciudad pondrán a la venta "tapas" con la particularidad de que una parte de lo recaudado por cada tapa se destinará a "Los niños del Raval" vía Casal dels Infants del Raval (en esta noticia el Casal siempre vuelve a tener como "apellido" el de "Infants del Raval".

Es decir, toda la ciudad ha recibido la noticia de que El Casal dels Infants y un grupo de empresarios colaborarán para que "los pobres niños del Raval" estén mejor atendidos.
Curiosamente hoy mismo estaba invitado a una comida tertulia en la sede de otra entidad dedicada a "mejorar las condiciones de vida de los niños del Raval" y durante la tertulia, como era de esperar, salió el tema de la densa red de entidades dedicadas a esta tarea en el Raval.
Ni yo sé cuantas entidades hay en el Raval "cuidando de los niños del Raval" y cuanta gente cobra un sueldo "cuidando de los niños del Raval".
Quizá la gente no vinculada al Raval desconozca que en este barrio, durante los veinte años que ha durado el proceso de transfomación urbanística (PERI) iniciado a primeros de los 90, miles de familias residentes se desplazaron a otros barrios. Eran los hijos de los hoy "yayos" del barrio.
Esta gente formó sus familias en otros lugares de la ciudad y fueron sustituidos por inmigrantes que llegaron de todo el mundo. Estos inmigrantes son hoy la generación de padres y madres del Raval y sus hijos están mayoritariamente muy bien atendidos. Por supuesto que la pobreza hace que haya algún caso de niño desatendido, pero el número y porcentaje son similares a otras zonas de la ciudad o incluso menor. (Sí, incluso menor, porque estos padres inmigrantes son en un alto porcentaje de religión musulmana y las mujeres/madres dedican una atención muy cercana a sus hijos).
Para más coincidencia, hace tres días alguien tuvo el atrevimiento de permitirme un encuentro con estudiantes de secundaria de un instituto del Raval (Obviaré el motivo).
En dicho encuentro, algunos de los chicos comentaron que hoy en día, cuando un joven dice que vive en el Raval le tuercen el gesto. Como si vivir en el Raval fuera un estigma que les pone dificultades extra en el medio social de la ciudad.
Juntando todo esto, no puedo dejar de preguntarme quién se beneficia de quién en este esquema "asistencial a los jóvenes del Raval".
Las entidades que se cuidan de los jóvenes se disputan las subvenciones, tienen "responsabilidades empresariales" para con sus decenas de trabajadores y en algunos casos, como el del Casal dels Infants manejan presupuestos similares a los de empresas de tamaño medio.
Estas entidades tienen sus objetivos: en unos casos empresariales, (hablo de empresas que afrontan procesos de expansión a otros barrios e incluso otras ciudades) , y en otros casos objetivos tan respetables como cuestionables (educar a los niños en sus valores cristianos, por ejemplo). Con el loable fin de "ingresar" lo que necesitan para conseguir sus objetivos, todas estas entidades deben publicitar convenientemente "lo necesario y valioso de su tarea" y al hacerlo, contribuyen a estigmatizar a jóvenes del Raval que hoy no tienen nada que ver con aquellos hijos de las cientos de prostitutas que se movían por las calles del Raval de los años 80 y anteriores.
Dicho de otro modo, con una mano ayudan y con otra estigmatizan a los niños y al barrio.
Un esquema más que cuestionable...
En mi opinión, por supuesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario