Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

jueves, 24 de junio de 2010

Negativismo
María José Hernando. Psicóloga

Todos hemos oído aquello de la botella medio llena y la botella medio vacía. Pero para algunas personas lo de ver la botella siempre medio vacía es, incluso, demasiado positivo. Hay personas para las que parece que la botella siempre estuviera completamente vacía. Usted conocerá a alguien así: que si le bajan el sueldo porque se lo bajan, que si no se lo bajan porque no se lo han subido y si se lo suben porque no se lo han subido tanto como esperaba o tanto como a otra persona que se lo merece menos... el caso es que siempre le parece mal. Son las personas atrapadas en el negativismo.


El negativismo es como una especie de vicio psicológico que se va consolidando, que va estableciéndose como filtro que todo lo tiñe hasta sumergir a la persona que lo padece en un mundo de sensaciones, emociones y pensamientos negativos.

El mismo fenómeno puede darse cuando hablamos de grupos sociales. El negativismo puede hacer presa en los vecinos de un barrio, en los trabajadores de una empresa, en un equipo de personas y, a una cierta escala, puede incluso ser de influencia más amplia.

A veces, cuando una observa los contenidos de algunos telediarios da la sensación de que los miembros de las redacciones de noticias son víctimas de ese problema. Pareciera que hay una predisposición a considerar que una mala noticia es siempre más importante que una buena noticia.

El pensamiento positivo es fundamental para salir de los momentos de crisis personales. Es necesario aprender a ver en cada situación, en cada persona que nos rodea, en cada proyecto y en cada recuerdo algún aspecto positivo. Para algunas personas este aprendizaje es muy costoso. Atiendo a personas que en algunas ocasiones llegan tras un tiempo muy largo de angustia, de esfuerzo por soportar una situación muy tensa que les ha ido llenando de temores, de experiencias negativas, de frustraciones. Esa especie de «paliza» les ha dejado a modo de secuela una incapacidad para desarrollar un pensamiento positivo que les ayude a salir de su situación. El negativismo se ha hecho fuerte en ellos, se ha convertido en una costumbre, en un hábito, en un verdadero «vicio» para el que no se han inventado parches.

Necesitan desarrollar un pensamiento positivo pero se han acostumbrado a lo contrario. Y cuando intentan ver los aspectos positivos el más mínimo revés les confirma su negativa visión de la realidad, como la recaida de un drogadicto en rehabilitación. No es fácil, no lo es. Pero sí es imprescindible. Necesitamos el pensamiento positivo para ser felices. No va de ser felices para tener un pensamiento positivo, como mucha gente cree. Desde el negativismo es imposible ser feliz. Es impresecindible aprender a ver lo positivo, im-pres-cin-di-ble.

Si son aficionados al cine, incluso si no lo son, hay un personaje que encarna este espíritu: Forrest Gump. También una película mítica «Qué bello es vivir» y miles de personajes que afrontan sus momentos de crisis con un indomable espíritu positivo que les ayuda a triunfar. Pero no crean que es solo cine. La vida nos pide que sepamos luchar y la primera técnica de lucha que debemos practicar hasta dominar es el «pensamiento positivo».

No digo que sea fácil, digo que es im-pres-cin-di-ble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario