Periódico "El Raval"

Cada mes sale a la calle el periódico "El Raval" con información de lo que puede interesar a quienes viven y trabajan en el barrio del Raval. Para ver el periódico "El Raval" cómodamente, clica sobre el ejemplar que ves abajo. Se ampliará a toda la pantalla. Podrás pasar las páginas y en la parte superior podrás ver los controles para ampliar, arrastrar, etc.
Además del periódico, en este blog encontrarás algunos contenidos que quizás puedan interesarte también.

viernes, 3 de mayo de 2013

"CAMBIA EL PLAN DE USOS DE CIUTAT VELLA" Editorial del periódico "El Raval" de Mayo 2013

Hace poco más de dos años entró en vigor el anterior Plan de Usos. Fue una de las batallas de la Regidora Itziar González que pretendía poner coto a los abusos producidos, acabar con el fenómeno del «moobing» y racionalizar la presión turística para que no resultara asfixiante a los residentes. En el proceso de elaboración se empleó largo tiempo y mucha negociación hasta conseguir un amplio consenso que solo rompió el PP con su voto en contra y CiU con su abstención.

Durante la Diada de Sant Jordi de este año, con la ciudadanía atenta a las novedades editoriales y los regalos que marcan la tradición, el líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona compareció ante los medios para anunciar que los populares habían llegado a un acuerdo con el gobierno de CiU presidido por el alacalde Trías para modificar el Plan de Usos vigente, incorporando otros criterios que permitirían abrir nuevos hoteles en el perímetro de Ciutat Vella y en algunos edificios catalogados en el interior de los barrios. El acuerdo coincide con otro, menos publicitado por los medios, por el que se «desbloquean» importantes partidas destinadas a la inversión que hasta ese momento estaban pendientes por la falta de acuerdo en la aprobación de los presupuestos municipales de este año. (ver página 9 de este mismo periódico en la que se informa de este «desbloqueo» y la inversión prevista en la Plaça de la Gardunya). Dicho de otro modo: en el mismo día se anuncia el desbloqueo de fondos a nivel municipal y la modificación del Plan de Usos de Ciutat Vella. Y lo hace el líder del PP presentándolo como un aporte a la gobernabilidad de la ciudad. ¿Fué el Plan de Usos de Ciutat Vella la moneda de cambio?. Nadie ha dicho que fuera así, pero la coincidencia en los anuncios da que pensar. Y más todavía si quien sale a los medios, aprovechando la jornada de Sant Jordi, no es el alcalde de la ciudad sino el líder de su oposición por la derecha.

Pocos días después estaba convocada una reunión informativa de la Regidora del Distrito, la señora Mercé Homs, abierta a los vecinos. En la reunión, convocada en el Convent de Sant Agustí, llamaba la atención un hecho: entre los asistentes había muchos más empresarios que vecinos. Nada que ver con el público habitual de las Audiencias y Plenos del Distrito. Era evidente que lo presentado allí despertaba el interés de inversores y de profesionales del mundo hostelero. Por otra parte, tras el turno de la Regidora y la explicación, necesariamente escueta, de los técnicos del Distrito, llegaron las preguntas y en ellas se pudieron observar nuevos indicios significativos. Por ejemplo que muchos de los allí congregados conocían muy bien el Plan antes de ser explicado. En segundo lugar que los representantes de las asociaciones vecinales estaban claramente en contra de la modificación y que tanto los restauradores asociados como los empresarios de apartamentos turísticos veían el Plan con ciertos recelos.

En nuestra opinión, con este cambio del Plan se abre una «compuerta» que puede resultar muy difícil de controlar. Por ejemplo: se dice que los apartamentos turísticos tienen 6 años para agruparse en edificios enteros. Es decir, en un edificio hay, pongamos tres apartamentos, y en otros edificios hay dos, o uno, o cuatro. Ahora tienen un plazo de 6 años para agruparse en uno solo. Bien. La gran pregunta es ¿qué hay en los pisos no ocupados por apartamentos turísticos?. Imaginamos que vecinos. Si en seis años varios de esos apartamentos han de trasladarse a uno solo «para concentrarse en un edificio completo» ¿que pasará con los vecinos de ese edificio en el que se hará la concentración? Teniendo en cuenta que el plazo de los contratos de alquiler no supera los cinco años y que el plazo dado a los empresarios para concentrar sus apartamentos es de 6 años... pues es lógico temer que se volverán a producir subidas importantes de los alquileres (para «vaciar edificios») que podrían empujar el mercado al alza, y también es lógico temer que puedan aparecer nuevos casos de mobbing. El reciente caso del Bar Marsella puede ser entendido como un ejemplo de lo que tememos.

La subida generalizada de alquileres (que habrá que seguir atentamente cuando se publiquen los datos de la ciudad); el aumento de la presión turística en el centro que contrasta con los anuncios de Trías sobre sus esfuerzos en dirección contraria; el empobrecimiento del comercio de proximidad y la desaparición del comercio tradicional en favor de los comercios enfocados al turismo; y sobre todo la falta de protagonismo de los vecinos en todo este asunto, son los elementos que nos hacen expresar recelos ante la entrada en vigor (prevista para agosto) del Plan ahora presentado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario